Obispos defienden la Amazonía

Obispos defienden la Amazonía

Exigen que cese la destrucción de la selva y la agresión a los nativos, en foro sobre la naturaleza y los pueblos indígenas

Un llamado a los gobiernos, las empresas y la comunidad para impedir que la Amazonía, considerada uno de los principales pulmones del planeta, continué siendo contaminada y depredada, en perjuicio del planeta y de los pueblos originarios, hicieron en Lima religiosos y especialistas en temas de ambiente.

Fue durante el Foro “La Panamozonía: Retos y Desafíos, una mirada desde la Laudato Si”, en el auditorio de la Universidad Antonio Ruiz de Montoya, donde monseñor Pedro Barreto, arzobispo de Huancayo, como los demás disertantes, hicieron una cerrada defensa de la naturaleza.
Invocaron para ello la última Encíclica del Papa Francisco “Laudato Si” (alabado seas) contra la destrucción del planeta, al que denomina “nuestra casa común” y que pide actuar de manera solidaria y responsable.
“Todo conflicto nos presenta un dilema ético constante ¿debo denunciar un robo que, ante mi presencia, ha realizado un amigo? O ¿debo callar ante una empresa minera que con la actitud permisiva del Estado, se aprovecha de la explotación de los recursos naturales afectando la salud de las personas, contaminando el aire, el suelo y el agua, impidiendo así una sana producción agrícola y agropecuaria?” se preguntó Barreto.
El sacerdote dijo que desde la fe, la persona y la naturaleza han sido creadas por Dios para que vivan en armonía y que cuando se rompe esa interrelación se crea el conflicto y en consecuencia se afecta a las personas y a su entorno natural.
Añadió que actualmente se habla de ecocidio, término que proviene del latín oikos (casa) y occidere (matar, destruir, aniquilar).
“SOLEMNE OBLIGACIÓN” “¿Cómo es posible que el hombre y la humanidad puedan destruir y aniquilar su propia casa? Si consideramos el homicidio o feminicidio un acto criminal, el ecocidio es también un acto criminal contra nuestra “casa común”. Por tanto es un delito socio-ambiental que no debió quedar impune. Y si lo ha sido es por la presencia destructiva de la corrupción.”, dijo.
Precisó que esta realidad puede y debe revertirse porque la Encíclica papal nos impulsa a movilizar nuestros mejores esfuerzos para recuperar nuestra madre tierra y hacerla acogedora.
Recordó que las Naciones Unidas a partir de la década de los sesenta y en diversas declaraciones expresó la necesidad de la cooperación internacional para que el progreso científico, tecnológico, no destruya la armonía con la naturaleza, como en la Declaración sobre el Medio Ambiente llamada la Carta Ecológica de las Naciones Unidas (Estocolmo 1972) que afirma que el hombre “tiene la solemne obligación de proteger y mejorar el medio ambiente para las generaciones presentes y futuras”.
Seguidamente Barreto explicó que las principales religiones como el Islam, el Judaísmo y el Cristianismo tienen un código y una exigencia ética común como amar a Dios y al prójimo (Evangelio cristiano), gastar la riqueza en la familia, huérfanos, itinerantes, pobres y necesitados (Coran) y “la vida es sagrada, representa el valor supremo del que dependen todas las demás valoraciones” (judaísmo). Igualmente se remonto al humanismo de Confucio y a la ética de Siddarharta Gautama fundador del budismo.
Puntualizó que la Amazonía es un territorio geográfico de 7.8 millones 500 mil kilómetros cuadrados y que se trata del sistema vivo más grande del planeta que funciona como un estabilizador climático regional y global manteniendo el aire húmedo.
34 MILLONES DE PERSONAS “La Amazonía produce una tercera parte de las lluvias que alimentan la tierra y el veinte por ciento del oxigeno del mundo pero lo más importante son los 34 millones de personas que viven en ella, de las cuales casi tres millones pertenecen a 390 etnias indígenas con su cultura ecológica ancestral que nos enseña a vivir en armonía entre ellos y la naturaleza”. acotó el obispo.
Dijo que la Iglesia Católica ha creado la Red Eclesial Pan Amazónica (REPAM) cuyo objetivo es cuidar toda la belleza de la creación de Dios como son las personas y el medio ambiente.
“Queremos vivir una cultura del encuentro con los pueblos indígenas amenazados en su identidad y hasta en su misma existencia, con las comunidades de fe y con las instituciones públicas y privadas para cuidar uno de los pulmones del mundo.”
SISTEMA DOMINANTE FRACASADO Barreto manifestó que el sistema económico tecnocrático dominante es un fracaso y se encuentra en bancarrota total. “Para el Papa Francisco es un sistema idolátrico que antepone el dinero a la necesidad humana, por eso ha afirmado con claridad que ‘el dinero no debe dominar a la persona’. El consumismo masivo genera una cultura de descarte donde la exclusión es cada vez mas evidente con secuelas de destrucción, violencia y muerte”.
Según el religioso, el Papa reconoce sin embargo un elemento de esperanza en la problemática socio ambiental que vivimos al decir “se advierte una creciente sensibilidad con respecto al ambiente y al cuidado de la naturaleza y crece una sincera y dolorosa preocupación por lo que está ocurriendo con nuestro planeta.
Surgen en diversas partes del mundo pequeñas y significativas experiencias que están generando una mayor conciencia de actuar responsablemente por el cuidado de nuestra casa común”.
MONSEÑOR VIZCARRA También Alfredo Vizcarra, obispo del Vicariato de Jaen añadió que se han perdido 140 millones de hectáreas de bosques poniendo en riesgo el agua del planeta sin tener en cuenta que, además, la Amazonía captura toneladas de dióxido de carbono y las regula, disminuye los efectos nocivos del gas invernadero y pese a ello está amenazada por el extractivismo.
“Los pueblos indígenas que viven en estos territorios no tienen acceso al agua, salud, educación y tienen que luchar por su hábitat y para impedir que malogren su modo de vida, de lo que no somos conscientes. El Papa ha dicho que con el actual sistema de vida los recursos se agotan y que tiene que haber un cambio”, señaló monseñor Vizcarra.
ADEMÁS En el acto se presentó un video del Papa denominado “Queremos vida y agua” y otro sobre niños cantando en un río amazónico. Hablaron asimismo Ismael Vega, del Centro Amazónico de Antropología y Aplicación Práctica (CAAAP); Mauricio López, de la Red Eclesial Amazónica (REPAM), Leonardo Tello de radio Ucamara de Loreto, y Jorge Elgregen, director de la Escuela de Economía y Gestión Ambiental de la citada casa de estudios y el rector de la Universidad Ernesto Cavassa, quien clausuró el evento.



Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *